“Pollo con ciruelas”, “Tokio es mi jardín” y “La trampa”, una combinación un tanto peculiar

Minutos después de haber dejado aparcado el club de lectura por unos meses de vacaciones, empecé mi andadura lectora en solitario. Los cómics Pollo con ciruelas de Marjane Satrapi y Tokio es mi jardín de Frederic Boilet y Benoit Peeters han entrenido mis horas de tren. En cambio, mis noches y tardes de domingo, La trampa de John Grisham. Les dedico aquí unas breves líneas para no perder la costumbre.

Portada de Pollo con ciruelas de Marjane SartrapiPollo con ciruelas

La historia transcurre en Teherán, en 1958, y está protagonizada por el músico Nasser Ali Khan. Es considerado un gran artista en su país pero su vida familiar no le va nada bien. A raíz de uno de los sucesivos conflictos por su falta de responsabilidad, su esposa rompe su tar, un instrumento de cuerda iraní, considerado el mejor del país. Como consecuencia, pierde todo el interés por la vida y abrumado por los recuerdos de un amor imposible durante sus años de juventud, decide dejarse morir durante ocho días en los que hace un minucioso repaso de su vida.

Es una historia triste, pero de vez en cuando hace giños humorísticos como los delirios que mantiene con Sophia Loren. Además, da a conocer una pequeña porción de la realidad de Irán, que es lo que más me gusta, porque los medios de comunicación suelen darnos una imagen a gran escala y bastante negativa de este bello país que no se corresponde con el día a día de la mayoría de las personas que allí habitan. Es lo mismo que pasa con la película Caramel de Nadine Labaki, que aunque se desarrolla en otro país de Oriente Próximo, Líbano, nos muestra la vida sencilla de muchas personas en un país que nos venden constantemente como un polvorín, descarnado y deshumanizado.

Marjane Strapi es también la autora de la premiada Persépolis.

"Tokio es mi jardín" de Boilet y Peeters

Tokio es mi jardín

Este cómic sí que es mucho más optimista y alegre. Cuenta la historia de un joven francés, David Martin, que adora la cultura del país donde vive, Japón. Allí es representante de un coñac francés, aunque sin muchos resultados, por lo que también dedica algunas horas a trabajar en el mercado de pescado. Entre sus clases de Kanji y sus idas y venidas intentando endosar a algún comprador una botella de coñac, conoce a Kimié, con quien congenia estupendamente. El dueño de la empresa que representa vuela a Japón para comprobar cómo van las ventas, y conoce la cruda realidad del negocio. David teme tener que volver a Francia pero, recordad, este cómic tiene un “happy end”.

Aparte de ser una enamorada de la cultura japonesa y ya gustarme de antemano, Tokio es mi jardín tiene una ilustración precisa, preciosa, detallista y, sobre todo, expresiva, de la mano de Frédéric Boilet y con la colaboración de Jiro Taniguchi, de quien os recomiendo encarecidamente Barrio lejano.

"La trampa" de John Grisham

La trampa

¡Por fin leo algo de Grisham! Comienza de manera prometedora. Kyle McAvoy, un joven abogado licenciado por la Universidad de Yale, es extorsionado por una banda de matones para que consiga documentos confidenciales de una importante empresa a la que representa uno de los mayores bufetes de abogados del mundo. El protagonista también se ve obligado a formar parte de este bufete y relata la alienante situación laboral a la que se ven sometidos todos, incluidos los socios, resumida en la siguiente cosigna: “facturar, facturar y facturar”. Kyle es un chico listo y se comporta durante estos meses de pesadilla de manera valiente y racional, lo que me gustó bastante, porque si hubiera sido yo la chantajeada de esa manera me hubiera escondido debajo de la cama sin pensármelo dos veces. El desenlace comienza cuando el protagonista empieza a contar la historia a un abogado, a su padre, al FBI… A partir de entonces, para mi gusto, la novela empieza a perder interés, y el final, ni os cuento. Me da la impresión de que el editor apretó un poco las clavijas a John para empezar a vender libros como churros lo antes posible (ups, facturar, facturar y facturar).

Eso sí, si queréis estar entrenidas durante un montón de páginas, os lo recomiendo fervientemente para este veranito.

Y vosotras, ¿qué tal lleváis vuestras lecturas? Ya conocemos las de Mari Carmen González, La edad prohibida de Torcuato Luca de Tena y Moby Dick de Herman Melville. Venga, ¡animaros a participar!

Bueno, no sé si este blog lo llegará a leer alguien del mundo exterior que no sea mi novio (que tampoco sé si lo lee ;-), Mari Carmen o Pepi del Club de Ana Caro, pero si eres una de esas personas a las que les gusta trastear entre libros y blogs, tus comentarios también serán bien recibidos y muy estimados. Besos!

Anuncios

5 pensamientos en ““Pollo con ciruelas”, “Tokio es mi jardín” y “La trampa”, una combinación un tanto peculiar

  1. Me sientoooo completamente aludido………..
    Pero si no llega a ser por mí… esta niña no coge un cómic en la vida…..
    Eso si, yo soy de superhéroes.
    Un Beso a todas, y a disfrutar del verano.

  2. heyyyyyyy Rositaaaa!!! Pero como osas dudar de que sigamos tus andanzas veraniegas con los libros?? jejeje :P.

    Tengo que reconocer que como lectora no le he dado muchas posibilidades a los cómics. De pequeña lei alguno y me gustaron, aunque me tiraban más las hojas llenas de palabras de los libros que las ilustraciones de los cómics. Al contrario de lo que le solía pasar a mis compañeros de clase, yo prefería los libros que no tenían “dibujitos”, porque así había más espacio para palabras, que al fin y al cabo eran lo que realmente me interesaba.

    …Pero después de leer tus interesantísimas críticas literarias de estos cómics me han entrado ganas de echarles un vistazo y reconciliarme con el maravilloso mundo de las ilustraciones!! 😉

    besitos

    • Jeje, a mí me ha pasado siempre lo mismo que a ti, pero oye, he empezado a la vejez y hay muchos que me gustan. Eso sí, no me trago los de los superhéroes, voy escogiendo…

  3. Pues claro que lo leemos guapísima. Parecen entretenidos los libros que has leído, no sé si tendré hueco para ellos, después de todos los que me he preparado para el verano. Te recomiendo, para tus idas y venidas en tren, el libro Próxima estación, de Angel Luís Muñoz, un nuevo escritor, conocido en el mundo entero je, je,je.
    Bueno en la comida del martes nos vemos.
    Besitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s